Im.pulsa

Diciembre 23, 2023. Por Susana Ochoa

¿Cómo impulsar la paridad?: dos acciones concretas

Este contenido forma parte del curso ¿Cómo defender la paridad al interior de los partidos?

En esta guía abordamos acciones y estrategias prácticas para impulsar la paridad que pueden tener incidencia en el ejercicio de la representación y la participación de las mujeres. Nos enfocamos en dos casos de suma relevancia a modo de ejemplo: las medidas especiales y acciones afirmativas y la importancia de juzgar con perspectiva de género

En conjunto con la guía sobre el “Marco normativo básico de la paridad” de este curso, te ofrecemos recursos accesibles y amigables que te permiten profundizar en el tema.

¿Por qué impulsar la paridad?

La paridad de género se considera un indicador de la calidad democrática de los países, no obstante, en nuestro contexto prevalecen las resistencias de una sociedad patriarcal que se niega a desaparecer los roles y estereotipos machistas.Es por ello que, más allá del reconocimiento expreso en el marco normativo, son necesarias y pertinentes algunas acciones para ayudar a materializarla en lo sustantivo. Veamos dos de ellas.

Medidas especiales o acciones afirmativas

Una de las acciones concretas para el impulso de la paridad son las acciones afirmativas o medidas especiales, pero ¿esas cuáles son?

En las normas internacionales sobre derechos humanos, el concepto de acción positiva se utiliza para describir una acción positiva del Estado, es decir, la obligación de un Estado de tomar medidas en contraposición de su obligación de abstenerse de actuar, y OJO, esto ​​no abarca solamente medidas especiales de carácter temporal.

El Comité CEDAW plantea en su recomendación general No. 5, en la que se propone que los estados hagan uso de medidas especiales de carácter temporal para que la mujer se integre en la educación, la economía, la política y el empleo (Comité CEDAW 1988). Además, se dispone que la aplicación de medidas especiales de carácter temporal o de acciones afirmativas es un medio para hacer realidad la igualdad sustantiva o de facto de las mujeres, y no una excepción a las normas de no discriminación e igualdad (Comité cedaw 2004). En otras palabras, promover la paridad no está en conflicto con promover la no discriminación.

A pesar de que hay más mujeres en espacios públicos, en la Jurisprudencia 30/2014  el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) deja muy claro que  mientras no se logre la igualdad material para las mujeres en el aspecto laboral y en cualquier otro ámbito, no podría descartarse la aplicación de acciones afirmativas, puesto que el objetivo que se persigue con su implementación es revertir escenarios de desigualdad histórica y de facto al que se han enfrentado para poder ejercer eficazmente sus derechos.

En el texto Acciones afirmativas o medidas permanentes para la paridad (2023), de la colección Criterios Electorales, se presenta un análisis de una interesante vertiente y un punto de vista del principio de igualdad y no discriminación que se ha ido construyendo en favor de las mujeres en nuestro país.

Juzgar con perspectiva de género

Otra de las estrategias para promover la paridad es juzgar con perspectiva de género, es decir, incorporar como herramienta conceptual y metodológica mecanismos que permiten identificar, cuestionar y valorar la discriminación, desigualdad y exclusión de las mujeres.

Esto NO SIGNIFICA atender solamente a los intereses de la mujer y perder objetividad o neutralidad, sino comprender con más profundidad tanto la vida de las mujeres como la de los hombres y las relaciones que se dan entre ambos.

El artículo 5, fracción VI, de la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres conceptualiza la perspectiva de género como la metodología y los mecanismos que permiten identificar, cuestionar y valorar la discriminación, desigualdad y exclusión de las mujeres, que se pretende justificar con base en las diferencias biológicas entre mujeres y hombres.

Este enfoque cuestiona los estereotipos con que nos educaron y abre la posibilidad de elaborar nuevas formas de socialización y relación entre las personas porque plantea la necesidad de solucionar los desequilibrios que existen entre mujeres y hombres. 

La importancia de juzgar con perspectiva de género radica en las posibilidades que ofrece para comprender cómo se produce la discriminación de las mujeres y las vías para transformarla. La prueba está en los avances ya logrados mediante resoluciones de tribunales tomadas al aplicar esta metodología, por ejemplo: la alternancia de género en las candidaturas; que en el registro de candidaturas a elecciones municipales la paridad de género deba ser horizontal y vertical;  que las mujeres encabecen las listas registradas por los partidos políticos por el principio de representación proporcional; o dar facultad a los Institutos Electorales Locales implementar acciones afirmativas que permitan el acceso eficaz de las mujeres en puestos del poder público, por mencionar algunas. 

Si quieres conocer otras resoluciones de casos juzgados con perspectiva de género, puedes consultar el artículo ¿Por qué debemos juzgar con perspectiva de género?

 

Susana Ochoa

Susana Ochoa es política feminista y fundadora de Futuro, partido local en México. Coordinadora de innovación democrática de Fundación Artemisas en Colombia, asistente de formación de Instituto Update e integrante de la Red de Innovación Política de América Latina. Experta en formación política de mujeres y procesos de incidencia política y comunicación.